dialogo4 chica

CPU desarrolló foro-panel “Constitución de la República: desafíos y propuestas”

CPU

“Constitución de la República: desafíos y propuestas”, se denominó el cuarto foro-panel organizado por la Corporación de Promoción Universitaria (CPU), en el marco de sus Diálogos Universitarios. Esta vez el escenario fue el ex edificio del Congreso en Santiago y contó con las exposiciones de los abogados y doctores en derecho Jaime Bassa y Fernando Atria, quienes coincidieron en que el poder político está neutralizado para reformar la constitución y que, en tanto ésta no sirva a los intereses ciudadanos, crece la ilegitimidad de las instituciones.

CPU publicará un libro con sus ponencias y la del abogado Patricio Zapata, quien se excusó de asistir a la jornada, pero forma parte de los convocados por CPU a plantear su mirada sobre la materia.

Fernando Atria planteó que el tema constitucional, que implica cómo está constituido el poder, cruza todas las materias que interesan a los ciudadanos, por lo que es una prioridad que nunca pierde urgencia.

“Vivimos bajo un poder que está neutralizado, lo que quiere decir que si se plantea una reforma profunda del sistema educacional no se puede hacer y solo se perfecciona el sistema, si se plantea una reforma del sistema de pensiones no se puede discutir lo que toda la ciudadanía está demandando que es la subsistencia de las AFP, si se plantea los abusos que sufren los ciudadanos en los estacionamientos no se puede proteger al ciudadano. Eso es un poder político que es incapaz de desplegarse eficazmente y eso va creando una creciendo deslegitimación”, indicó.

En su exposición planteó las amarras que siguen vigentes y que impiden un cambio constitucional desde el poder legítimamente constituido. “Una posibilidad es que no haya solución. Pero entonces la pregunta es si ¿hoy es estable en el tiempo seguir con un poder político que no puede actuar? Eso produce creciente deslegitimación, y eso lo hace inestable”.

Por ello, expresó que “es importante que podamos tomar una decisión constituyente que nos restituya la posibilidad como ciudadanos de tener una política que no esté neutralizada, a través de la cual podamos discutir qué cosas queremos que sigan como están y cuáles queremos que sean distintas”.

El camino no es fácil. Para Atria, “el tipo de decisión institucional que puede facilitar eso es un plebiscito constitucional. Ese sí sería un paso de gigante en el desarrollo de la fuerza política y social para una nueva constitución. Precisamente por eso hay tanta gente que se opone”.

Jaime Bassa sostuvo que “el problema que tiene hoy día el ejercicio del poder político es que ha quedado muy en evidencia que está operando en favor de intereses particulares, muchas veces de los grandes empresarios, de las grandes fortunas del país, pero también muchas veces en favor de sus propios intereses particulares, y la gente progresivamente nos hemos ido dando cuenta que aquellas instituciones públicas que estaban en principio para satisfacer intereses públicos han sido subvertidas y han empezado a satisfacer intereses particulares. Por lo tanto, el nivel de ilegitimidad hoy es altísimo”.

En ese escenario, plantea que “lo más complicado es empezar a tomar aquellas acciones, probablemente a nivel más micro, necesarias para que la gente empiece a rearticular el ejercicio del poder y eso supone, por ejemplo, volver a las juntas de vecinos, exigir más cuentas a los alcaldes y empezar a darse cuenta que el sistema institucional funciona en la medida en que uno lo legitima. La mejor forma de reivindicar espacios de poder es ocupando esos espacios de poder, ejerciendo el poder que está disponible y, luego, progresivamente, ir identificando aquellos espacios en que eventualmente podemos levantar demandas más desafiantes como una nueva constitución”.

El tercer invitado, el abogado Patricio Zapata, se excusó de participar, pero su postura será también parte del libro que CPU editará próximamente conteniendo las reflexiones que surgieron de este nuevo Diálogo Universitario.

La coordinación del foro estuvo a cargo del Director Ejecutivo de CPU, Dr. Iván Navarro Abarzúa. Su realización se financió a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) para proyectos de Cultura, Deportes y Seguridad, del Gobierno Regional Metropolitano de Santiago.